Museo de la automoción
El carisma de los grandes

El carisma de los grandes

Imprimir
Superado el letargo bélico, la sociedad estalla en una expresión vital, en un sueño individual que no entiende de límites. En esta desintegración del patrón de los viejos modelos de relaciones sociales, el coche se convierte en un elemento casi vital, en un icono social. Las ansiedades de la posguerra estimulan la creación y algunos fabricantes se empeñan en perpetuar el concepto de la juventud eterna a través de sus diseños.

El automóvil se convierte en algo más que un medio de transporte y significa prestigio y recreo. Identifica una forma de vida y todo lo que le ocurra afectará profundamente  a la economía y la cultura.

" Los automóviles son cosa del timing; un carro no puede estar diez años delante de su tiempo". Esta afirmación realizada en la década de los 60 es ya historia.

Como prueba de todo esto presentamos dos modelos característicos como son el Chrisler Airflow y el Mercedes Benz Adenauer, dos automóviles que anticiparon tendencias y significaron prestigio.

En esta época Mercedes Benz presentó un vehículo perfecto para ocasiones muy importantes, el modelo 300.  La versión 300D de este automóvil sería utilizada como coche oficial por el canciller alemán Conrad Adenauer, de ahí que el modelo se popularizase con dicho nombre.

Chrysler se caracterizó siempre por su gran inversión en investigación. Una buena prueba de ello fue el Airflow que supuso un avance radical que transcendió a su época. Pero su superioridad, dinamismo, seguridad y amplitud chocaba con los convencionalismos de la época.

Museo Alfercam @ 2007